Conoce Tu Ciudad, Conoce Tu Patrimonio


Sigüenza. 01 de septiembre de 2021.   A lo largo del mes de agosto el Ayuntamiento de Sigüenza ha promovido el programa  'Conoce Tu Ciudad, Conoce Tu Patrimonio',  enmarcado dentro de los actos que se realizan en torno al IX Centenario, que además, suman en la promoción de la candidatura de Sigüenza como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Desarrollado desde la concejalía de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Sigüenza, el proyecto se ha dirigido a la población infantil de 8 a 12 años, “con el objetivo de conseguir que la ciudadanía desde su más temprana edad, sea protagonista en la vida de su ciudad, su historia y se involucre de forma activa y respetuosa con su entorno”, señala Ana Blasco, concejala responsable de esta área. Han participado un total de 15 niños y niñas, es decir, el número máximo que se había planteado inicialmente para poner en marcha el programa.

A lo largo de las cinco semanas, todas las de agosto y esta última a caballo entre agosto y septiembre, (siempre martes y jueves), se han llevado a cabo propuestas de diferente índole en las que han trabajado intensamente tanto la propia concejala como Eugenia Pallán, técnico sociocultural del Ayuntamiento de Sigüenza, “a la que hay que agradecerle su labor”. Las propuestas han sido muy diferentes entre sí, y todas ellas pensadas para acercar la cultura y el patrimonio seguntinos a las edades e intereses de los más pequeños.

La primera de ellas consistió en una visita guiada, por el personal de turismo municipal, a la ciudad medieval de Sigüenza, en la que los niños, curiosos, recorrieron y descubrieron con otros ojos lugares emblemáticos de la ciudad como la plaza y calle Mayor, la Puerta del Sol, Travesaña Baja, las puertas de las Murallas el Portal Mayor, la calle del Hierro, Travesaña Alta, Plazuela de la Cárcel y la Casa del Doncel.

En una nueva propuesta de visita guiada, y de la mano del guía profesional, Víctor Parrilla, los pequeños visitantes conocieron algunos de los rincones del “Castillo de Sigüenza”. Agradecemos en esta ocasión a la Dirección del Parador que nos abrió las puertas para visitar el Castillo.

En la siguiente semana de actividad, el programa se desplazó hasta el Parque Natural “Río Dulce” para que los niños pudieran conocer, en una Ruta de senderismo adaptada a cargo de la empresa Aventurasmil, las maravillas del lugar.

La cronista oficial de la ciudad, Pilar Martínez Taboada, les mostró a los niños y niñas, en otra de las jornadas, la Catedral de Sigüenza en una visita guiada por el interior, en la que descubrieron los secretos de la fachada principal, el claustro, una de las salas de tapices, capilla del Doncel, Sala de las Cabezas, girola, Altar Mayor o Altar de Santa Librada, para la que se contó con la colaboración del Cabildo Catedralicio. La cronista, como recordaba esta mañana en la entrega de diplomas a los niños Ana Blasco, recuperaba con ello una actividad que se llevó a cabo en los años ochenta y noventa desde la Fundación Martínez Gómez-Gordo.

En una actividad completamente diferente, los niños conocieron el Museo de la Miel de Sigüenza, para conocer la importancia de las abejas en el medio ambiente. Allí llevaron a cabo un taller de degustación de miel, para aprender la procedencia y distinción de los distintos tipos de mieles. Los niños se llevaron los tarros que cada uno utilizó para la degustación. Visita y taller fueron dirigidas por la bióloga Alicia Serrano.

Esa misma semana, tercera del programa, los niños conocieron también las iglesias de Santiago y San Vicente, de la mano, nuevamente, de la cronista oficial de Sigüenza y de su hermana, Miriam Martínez. Tanto la parroquia de San Vicente como la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago, prestaron su colaboración al proyecto.

En la cuarta semana, la propuesta consistió en llevarlos a conocer los talleres de artistas y artesanos seguntinos, como el del gran cincelador Mariano Canfranc, aun maravillosamente activo en los frescos veranos seguntinos. El propio artista les explicó, en una visita a su taller, el arte y proceso del cincelado. La propuesta de la semana se cerraba con una visita al Museo Diocesano, que corrió a cargo, igualmente, de Pilar Martínez Taboada. Allí, y sobre las maquetas que explican la evolución de la Catedral, los niños pudieron contrastar las enseñanzas aprendidas en este tiempo.

Y ayer, como cierre de la actividad, en la última semana, ya a caballo entre agosto y septiembre,  y para reforzar los conocimientos aprendidos, se organizó una yincana, que concluía con la  entrega de diplomas. En ella, los niños, en grupos, fueron resolviendo las pistas sobre lo aprendido cada en cada una de las visitas para conseguir todas las llaves que les llevaron a descubrir un tesoro final. Algunos de ellos participaron de manera online.

Por último, en el salón de plenos del Ayuntamiento, se entregaron los Diplomas “Pequeños guías” a los participantes.  Ana Blasco recordó los objetivos del programa como el de dar a conocer a los niños la historia, tradiciones,  espacios naturales, leyendas y monumentos emblemáticos de la ciudad, de forma  lúdica durante el periodo vacacional y enseñar a respetar el patrimonio histórico-artístico y natural como expresión de identidad cultural contribuyendo a su conservación. La concejala agradeció a todas las personas que han colaborado con la iniciativa, y puso en valor la actividad como hito del IX Centenario y en la candidatura a Patrimonio Mundial. Además de los diplomas, los participantes recibieron el obsequio de libros infantiles editados por Diputación de Guadalajara “Viaje a la Alcarria en Familia”, “Maqueta recortable de la Catedral de Sigüenza” “Guadalajara para niños”, “Cisneros, vida y obra resumidas de un gran cardenal” y “La llave de oro”, libro obra de Miriam Martínez Taboada, colaboradora de la iniciativa, editado por la Fundación Martínez Gómez-Gordo. Fue la técnico sociocultural, Eugenia Pallán, la que, después de explicar el proyecto, fue nombrando  a los niños para la  entrega de diplomas que recogieron de la mano de los munícipes seguntinos.