Un año para el IX Centenario


Sigüenza. 22 de enero de 2023. Hoy se cumplen 899 años de la reconquista de Sigüenza, al tercer asalto, por parte de las tropas del obispo Bernardo de Agén. La ciudad fue consagrada al santo del día, San Vicente Mártir, muerto en Valencia en el año 304, según la leyenda, después de convertir, incluso, a su verdugo.

Cuando tan sólo queda un año para la celebración del IX Centenario de Sigüenza, son muchos ya los actos que se han celebrado en torno a él.  Sobresalen, como recalcaba la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino, en FITUR en estos días pasados, entre decenas de convocatorias,  la exposición Atempora, el festival Mujeres Patrimonio, o la feria Presura, la más importante de España en materia de repoblación del medio rural. De hecho, el IX Centenario cuenta con un Consejo Asesor que se encarga de dinamizar la efeméride cuya presidencia honorífica le corresponde al rey, Felipe VI.

Ayer, el día de vísperas de San Vicente Mártir, fue, como cada año, un día muy especial en la ciudad de Sigüenza, quizá el que más del año, junto al de San Juan y sus arcos, igualmente Fiesta de Interés Turístico Provincial.

En estos días, el Ayuntamiento de Sigüenza está dándo continuidad a la iniciativa de acercar la celebración del IX Centenario y San Vicente a los niños. Así, los dulzaineros y redoblantes se han acercado a los colegios e instituto, para llevar el sonido de la música tradicional a los más pequeños, haciéndoles partícipes de una de las más bellas tradiciones de Sigüenza, como es la recuperación del sonido de la dulzaina y del tamboril que protagonizaron en los años ochenta el gran Jose Mari Canfrán y su redoblante, Carlos Blasco. También se exponen en estos días en la Biblioteca Municipal, los dibujos del concurso que, en torno a la festividad, ha convocado el Ayuntamiento.

Alrededor de esta fecha se celebra el XI Segontia Folk, festival de música de raíz que este año ha ofrecido tres conciertos, en diferentes modalidades y en la Ermita de San Roque, recuperada para la música en directo. Todos se han llenado de público, en una edición que ha cosechado un gran éxito de público.

Añadidos a los actos tradicionales, la Plaza Mayor acoge los días sábado y domingo una programación infantil de San Vicente, que incluye cuentacuentos, juegos, atracciones, oficios y circo.

Los actos religiosos de la fiesta de San Vicente los organiza la Cofradía de San Vicente, en colaboración con la parroquia, que cuenta en la actualidad, con 135 hermanos.

En 2023, el hermano mayor entrante es José Sienes, mientras que el saliente es Alberto Ortega, hijo y nieto de cofrades. El hermano mayor se encarga de dirigir la Cofradía todo el año. Sienes tomará la insignia mañana, día 23 de enero. Ese día, los hermanos le dirán aquello de “has sido un buen pastor” a Ortega. Ayer, una vez llegaron los gaiteros, procedentes de Cuéllar y Riaza, en Segovia, y se unieron a los seguntinos,  los cuatro hermanos menores tienen la obligación, desde tiempo inmemorial, de acompañarlos por la ciudad, tocando y extendiendo la fiesta por calles y bares. Además, los cofrades se hacen cargo de la manutención de los músicos estos días.

Y mientras el sol de una fría tarde seguntina dibujaba el color del fuego de la hoguera sobre los monumentos de la ciudad, ya estaba preparada la pira de leña de pino, en su disposición habitual y con unas naranjas colgando de los palos más altos, en señal de respeto y duelo por la muerte de San Vicente en Valencia, según dicen.

Antiguamente eran los hermanos menores quienes se encargaban de los preparativos de la hoguera. Desde hace unos cuantos años son los empleados municipales quienes lo hacen, siendo invitados a almorzar, después de completar el trabajo, por la Cofradía.

A las 18:00 de la tarde tenía lugar la misa, novena y gozos, unas letanías que van alternando las respuesta entre las dos alas de la parroquia a solicitud del párroco local. Cuando terminó el oficio religioso, y mientras Jesús de las Heras paseaba la reliquia del Santo por la nave del templo, presentándosela a los fieles por no ser recomendable aún por la pandemia el hecho de besarla, se cantó,  por primera vez, el himno de San Vicente, compuesto para la ocasión del VIII Centenario.

Eran ya las seis y media de la tarde cuando el hermano mayor portando la insignia, los párrocos de San Vicente, Juan Antonio Marco y Jesús de las Heras, salían a la Travesaña Alta, ya bajo cero, en dirección al número 10, para bendecir las rosquillas del santo, que ha elaborado, un año más, la pastelería Gustos de Antes. “Nos ha mantenido el precio, algo que es de agradecer en los tiempos que corren”, señalaba Jesús Martínez, tesorero de la Cofradía. La hermandad las vende,  a tres euros la docena, para sufragar los gastos de la entidad.  Se han hecho, y vendido este año, 700 docenas. Siguen a la venta en la propia panadería de Los Gustos de Antes, y también en la de Carlos Ruipérez de la calle Guadalajara.

Hoy, la misa mayor la ha presidido, a las doce de la mañana,  el obispo de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez. Según es la costumbre, ha sido recibido por la plana mayor de la Cofradía, con insignia y estandarte, en la Plaza de Don Hilario Yaben, a las 11:30 horas de la mañana. En la puerta de la Catedral, acompañados por el sonido de la dulzaina y subrayada la comitiva por la explosión de los cohetes, se ha incorporado a la comitiva al deán de la Catedral. En la Plaza Mayor, se unía la alcaldesa de Sigüenza, encabezando a la corporación municipal y resto de representantes institucionales. Después de la función religiosa, volvía a salir la procesión del Santo, que desde hace unos años se hace a continuación de la misa y no por la tarde, por el emblemático trazado que recorre el casco histórico de la ciudad del Doncel.

Misa y procesión han contado con la asistencia de personalidades locales, provinciales, regionales y nacionales. Acompañando a la corporación municipal,  han estado el senador Rafael Esteban; la presidenta del PSOE de Castilla-La Mancha, Soledad Herrero; el diputado provincial Ramiro Adrián Magro, y la diputada provincial, responsable del Área de Cultura, y también concejala del Ayuntamiento de Sigüenza, Teresa Franco, entre otras personalidades.

A hombros de los hermanos cofrades, siempre precedido por el sonido de la dulzaina y el tamboril, y de los cohetes lanzados por los hermanos menores, el santo procesionó por la calle y Plaza Mayor para llegar hasta la Fortis Seguntina. Por Serrano Sanz, continuaba el descenso hasta la calle de San Roque. Se iniciaba allí el regreso a la Iglesia de San Vicente, por la calles del Humilladero y de Valencia, para entrar por el Arco del Portal Mayor, y la Travesaña Alta, hasta llegar de vuelta a su templo.  

Para esta tarde, queda el certamen de Dulzaina y Tamboril, José María Canfrán.